Gestión Integral de Riesgos

Scotiabank El Salvador tiene una fuerte y disciplinada Cultura de Administración de Riesgos y, como prioridad estratégica del Banco, es una responsabilidad compartida por todos los empleados.

Gobierno Corporativo en la Gestión del Riesgo

Considerando que las Normas del Gobierno Corporativo para las Entidades Financieras (NPB4-48), establecen que el gobierno corporativo es el sistema por el cual las sociedades son administradas y controladas; es fundamental, esencial e imperativo que nuestra Junta Directiva ejerza una permanente labor de dirección y/o supervisión en el manejo, control y mitigación de los riesgos de la institución. Tal cometido, es realizado a través de comités de Junta Directiva, comités de apoyo y de la Unidad de Administración Integral de Riesgos, con ello se asegura una adecuada gestión de los riesgos garantizándose que la toma de decisiones sea congruente con el apetito de riesgo de la institución. Particularmente, nuestra Junta Directiva recibe informes actualizados sobre los riesgos del Banco, aprueba las Políticas, Límites y Estrategias de Riesgo a seguir, participando activamente tanto en la aprobación como en el seguimiento de los mismos.

Principios Fundamentales en la Gestión del Riesgo

  • Independencia de la supervisión de riesgos respecto a las líneas de negocio: La gestión de riesgos es administrada por una fuerte, centralizada e independiente unidad de riesgos 
  • Cultura de Administración de Riesgos: Existe una sólida y permanente cultura de gestión de riesgos en el Banco
  • El Riesgo es Entendible, Medible y Controlable: El Banco limita sus actividades a aquellas que conoce bien y donde se tiene la experiencia, recursos y la infraestructura suficiente para la administración efectiva de los riesgos 
  • Diversificación del Riesgo: El Banco evita la excesiva concentración de los riesgos a través de una diversificada mezcla de negocios, productos y clientes 
  • Cumplimiento de Políticas y Procedimientos de Riesgos: Establecidos como el marco normativo básico que regula la actividad y los procesos de riesgos, el cual incluye desde atribuciones para delegar a los funcionarios de riesgos hasta circulares que delimitan los procesos internos y márgenes de delegación 
  • Cumplimiento con la Normativa Local y Mejores Prácticas de Riesgos: El Banco tiene un fuerte compromiso por el cumplimiento de la normativa local y la aplicabilidad de las mejores prácticas en materia de riesgo aprovechando la experiencia y el conocimiento de su casa matriz

Comités de Junta Directiva

  • Comité de Riesgos: El Comité de Riesgos tiene entre sus funciones y responsabilidades el informar a la Junta Directiva sobre los riesgos asumidos por la entidad, su evolución, sus efectos en los niveles patrimoniales y las necesidades adicionales de mitigación. El Mandato del Comité de Riesgos forma parte del Código de Gobierno Corporativo del Banco.
  • Comité de Auditoría: Tiene como mandato principal apoyar a la Junta Directiva en el cumplimiento de sus responsabilidades de diseño, actualización permanente y adecuado funcionamiento del Sistema de Control Interno del Banco y sus empresas subsidiarias.

 


Comités de Apoyo

Comité de Activos y Pasivos: Responsable de dar seguimiento a la situación financiera del Banco y definición de políticas de precio. Analizar y recomendar a Junta Directiva los movimientos en las inversiones del Banco y el comportamiento de las tasas internacionales de referencia, que afecten en alguna forma las variables económicas de El Salvador.

  

Comité de AML/ATF: Tiene por objeto velar por que el Grupo Scotiabank El Salvador cuente con un sistema de control, encaminado a prevenir los riesgos del lavado de dinero y el financiamiento de actividades terroristas, de forma tal, que los productos y servicios no sean utilizados para actividades ilícitas que pudiesen estar relacionadas con este tipo de ilícitos. También, el Comité tiene como objetivo apoyar al Oficial de Cumplimiento en las diferentes actividades desarrolladas por este, encaminadas a fortalecer los controles para la prevención de lavado de dinero y financiamiento de actividades terroristas dentro del Grupo Scotiabank El Salvador.

Gestión por Tipo de Riesgo

Riesgo de Crédito: Se origina ante la posibilidad de pérdida debido al incumplimiento total o parcial de nuestros clientes respecto de sus obligaciones financieras con el Banco.
El Proceso en la toma de decisiones comienza con la evaluación del riesgo de crédito de la contraparte. Algunos factores considerados en la evaluación son la solvencia actual y proyectada del cliente, resultados financieros, la industria en la cual opera el deudor, tendencias económicas, políticas y la capacidad de repago del cliente. Dependiendo del segmento de mercado (Banca Corporativa, Comercial, PYME, Personas) así será el modelo de adjudicación y administración del crédito a aplicar.
Existen Políticas, Manuales y Procedimientos para cada segmento, así como diferentes niveles de autorización en relación a los tipos de riesgo de crédito que el Banco asume.

Riesgo de Mercado: Se origina por el cambio en las variables del mercado (tipo de cambio, tasa de interés, etc.) afectando las posiciones dentro y fuera del  balance o en los resultados financieros de la entidad. Incluye el Riesgo Estructural de Tasa de Interés que se origina cuando los activos y pasivos (incluye  posiciones fuera de balance), presentan diferentes estructuras de vencimiento y repreciación de tasas. El movimiento en las tasas de interés puede tener un impacto negativo en el ingreso anual y en el valor económico del capital del Banco, por lo que se han implementado las siguientes herramientas para su control:

Evaluación de las brechas de tasas de Interés: A través de la estructura de vencimientos o repreciaciones de los activos y pasivos y posiciones fuera de balance, se muestra la exposición del Banco al riesgo de tasa de interés. Se han establecido límites máximos de exposición al descalce en cada brecha de tiempo.

Pruebas de estrés del Efecto en el Ingreso Anual: Representa el impacto sobre el ingreso anual ante un incremento o decremento de 100 puntos básicos en la curva de tasas. Se han establecido límites máximos para esta exposición.

Pruebas de estrés del Efecto en el Valor Económico: Representa el impacto sobre el valor económico del patrimonio del Banco ante un incremento o decremento de 100 puntos básicos en la curva de tasas. Se han establecido límites máximos para ésta exposición.

La gestión de Riesgo de Mercado se realiza con estrecha colaboración del área de Tesorería y del Comité de Activos y Pasivos del Banco, siendo éste último la instancia directiva superior que en conjunto con el Comité de Riesgos llevan a cabo, el proceso de toma de decisiones respecto a la liquidez, tasas de interés, fondeo e inversiones, en función de los objetivos comerciales del Banco.

Riesgo de Liquidez: Es el riesgo de que el Banco no cuente con la capacidad para honrar obligaciones financieras en los tiempos requeridos a precios razonables. La identificación y medición del riesgo de liquidez se realiza en base a los requerimientos establecidos por el regulador en las Normas Técnicas para la Gestión del Riesgo de Liquidez (NRP-05) y el cumplimiento de la Reserva de Liquidez (NPB3-06). 

Adicionalmente, se realiza anualmente un Plan de Contingencia de Liquidez, el cual establece un marco con el cuál determinar acciones apropiadas ante el acontecimiento de una crisis de liquidez.

 

Riesgo Operacional: El riesgo operacional es el riesgo de pérdida al que está expuesto el Banco, ya sea directa o indirectamente, debido a la posible interrupción de las operaciones del Banco a causa de eventos externos, errores humanos, o falla de los procesos, procedimientos o controles. Surge de la posibilidad de pérdidas imprevistas causadas por sistemas de información inadecuados, problemas operativos, violación de los controles internos, fraudes o catástrofes imprevistas. Surge cuando existen problemas en el desempeño de las funciones asignadas o en el desarrollo de los procesos de negocios.

El riesgo operacional es gestionado dentro de un robusto sistema de control interno, por lo que el Banco cuenta con los procedimientos y controles para gestionar y mitigar las actividades relacionadas entre otros con:

  • Administración de Recursos Humanos y Capacitación
  • Documentación de procesos, políticas, procedimientos y controles significativos
  • Contabilidad y archivo de Registros
  • Métodos de Valuación y Principios Contables
  • Sistemas de Información Gerencial
  • Desarrollo y Mantenimiento de Tecnología

Asimismo, se ha establecido un Programa de Autoevaluación de Riesgos, que provee un método sistemático para asegurar que cada área o unidad de negocios, haya identificado sus riesgos operacionales de mayor relevancia, basados en la importancia y efectividad de los controles relacionados a cada riesgo, estableciéndose planes de acción para mitigarlos.

Riesgo Reputacional: Está relacionado con la publicidad o imagen negativa de la entidad, sea ésta verdadera o falsa, lo cual puede originarse de todos los aspectos de la actividad bancaria, entre ellas, las prácticas de negocios de la institución, la forma y manejo de las operaciones, la conducta de nuestros empleados, atención de clientes, por la no atención de las regulaciones internas y regulatorias debidamente establecidas, así como de las instrucciones de los supervisores, que en definitiva terminarán afectando –como ya se dijo antes- la imagen de la institución, y consecuentemente podría incidir en la cartera de clientes existentes y generar altos costos para la institución.

El riesgo reputacional es gestionado y controlado a través del cumplimiento de nuestras Pautas de Conducta en los Negocios de Scotiabank, Código de Conducta para el Uso de Internet y Correo Electrónico, Código de Gobierno Corporativo, Políticas y Procedimientos internos, así como a través de herramientas y esfuerzos diversos tendientes a generar una cultura de Cumplimiento en todo el Banco.

El sometimiento y cumplimiento de mejores prácticas para la gestión y control de todos los riesgos inherentes a la actividad bancaria, constituye también una herramienta básica para la mitigación del riesgo reputacional; en este sentido, en la medida en que los demás riesgos son mitigados, la reputación del Banco no se ve afectada.